Estamos en la era de los cambios fáciles y rápidos. Una era donde las tecnologías ayudan a no conformarnos, a buscar más allá de lo que conocemos y de lo que queremos. Una era donde decir “no” a algo no supone tanto como hace unos años, porque es mucho más fácil encontrar su sustituto y que también nos guste. Esto aplicado prácticamente a todo. 

¿Somos inconformistas o nos aburrimos demasiado rápido de las cosas a sabiendas que podemos sustituirlo rápido? Bueno, tampoco se puede sustituir todo tan rápido… Por ejemplo el empleo. Sin embargo, seguimos dejando el trabajo si no estamos a gusto. ¿Qué es lo que nos hace dejarlo y qué es lo que nos mantiene en él?

Esta práctica de saltar tan rápido de un trabajo a otro se da sobre todo en los millennials (menores de 35 años) y se llama job hopping. Los jóvenes no tardan más de cinco años en saltar de un empleo a otro porque no tienen problema de cambiar uno por otro, emigran en busca de un trabajo a otro país.

Un estudio realizado por la plataforma LinkedIn, afirma que los millennials cambian aproximadamente un total de 4 veces de trabajo en la primera década laboral tras la finalización de sus estudios universitarios. Estas cifras se han duplicado desde la anterior generación, ¿por qué? Hay varias teorías sobre este job hopping:

– La crisis

– Prueba y error: a medida que vas probando un trabajo u otro, ves qué te gusta y qué no te gusta. Es una manera práctica de encaminar tu futuro laboral de alguna forma.

– La teoría que tiene más peso ante esta duda es el ansia de los millennials por buscar constantemente algo nuevo, la inquietud que tienen y su inconformismo. En cuanto pueden, buscan algo mejor, ya sea por condiciones o por salario. A esto se le suma que a esta generación les aburre enseguida aquello que termina siendo rutinario.

¿Por qué las personas dejan su trabajo?

¿Qué hace a las personas querer cambiar de trabajo? Realmente ha habido un cambio de mentalidad después de la pandemia. Puede ser que todos hayamos pensado: es importante lo que hago con mi vida y si soy feliz haciéndolo, porque todo puede cambiar de un momento para otro… Después de todo lo que hemos pasado con el covid, muchos se han dado cuenta de que odian su puesto.

Los motivos por los que la gente se busca otra manera de ganarse la vida son distintos que por los que se queda. Normalmente, se quedan por el dinero que ganan a final de mes, pero hay otros motivos por los que deciden irse, como por ejemplo:

– Quieren trabajar con mejores jefes

– Buscan una mejoría en su ambiente laboral

– Quieren más retos

– Buscan más propósitos

– Buscan más estabilidad

¿Por qué es tan difícil trabajar a gusto y tener un sueldo en condiciones? Muchos empresarios piensan que tratar bien al empleado es puramente voluntario y moral, sin que afecte a la producción. Por otro lado, hay empresas donde tratan bien al empleado, pero no es suficiente para llegar a los resultados económicos esperados. Esto demuestra que tratar bien al empleado no te da un sueldo ni un colchón a final de mes. Pero quizás… tratarlo mal sí que perjudica a tu plantilla de otra manera y, como consecuencia, a tu empresa y sus resultados. ¿Qué sería de Apple si se van la mitad de sus ingenieros? 

¿Tratar bien a tus empleados sin obtener resultados o… tener resultados tratando mal a tu plantilla consiguiendo que, a la larga, se marchen o bajen su productividad?

¿Nada de esto compensa verdad? Lo que muchos no piensan es que llevar a cabo un ritmo de trabajo con buen ambiente y motivación puede incentivar y duplicar la productividad de los trabajadores. Es más fácil evitar conversaciones, gritar y dar malas instrucciones. Mientras unos empresarios -con resultados que no son óptimos- piensan así, otros prefieren invertir tiempo en estas conversaciones y en dar las explicaciones necesarias de manera asertiva, para que la producción sea mucho más eficiente. Esto es ser un buen líder.

No te sientas amenazado por unos trabajadores más inteligentes que tú. Contrata a personas más inteligentes para que el proyecto sea imbatible. “Que un jefe contrate a gente más inteligente que él mismo es la clave. Se aumenta la productividad, motivación y retención de los equipos.”

Está demostrado que la productividad mejora si el empleado está a gusto en su puesto de trabajo. “Valorar a los empleados y atraer candidatos en base a estos talentos y características, ayudará a la organización a alcanzar sus metas y construir la cultura que desea en el futuro”.

Post relacionados

Aprobada la ley de t

El pasado sábado día 10 de julio, entró en vigor...

La subida del SMI se

Este martes día 28 de septiembre por fin se ha...

¿Estás seguro de q

Empezar con un nuevo negocio cuesta, sobre todo si quieres...

Leave a Comment