¿Cuál es la diferencia entre la sostenibilidad económica y la sostenibilidad ambiental?

La primera, es un tipo de crecimiento económico empresarial respecto al uso de los recursos naturales, reduciendo progresivamente la huella ecológica de los productos. El segundo tipo de sostenibilidad hace referencia a la minimización de los impactos ambientales negativos que pueden ser causados por motivo de la actividad empresarial.

El peso que tiene hoy en día en la sociedad la Responsabilidad Social Corporativa es una realidad y un aspecto que hay que tener en consideración y no podemos mirar hacia otro lado. Que tu empresa tenga instaurado un sistema sostenible puede ser un punto de inflexión en el que el cliente decidirá adquirir un producto o servicio a tu empresa o a otra con mejores valores. 

¿De verdad son valores a esto que llamamos sostenibilidad empresarial? No cabe duda. Además, poco a poco es más notable el cambio de actitud que hay en los consumidores hacia empresas que tienen en cuenta este tipo de responsabilidad social, económica y ambiental y siguen una línea de innovación constante en los modelos de negocio circulares.

Usar la nube ayuda al medio ambiente y la ONU dicta unas recomendaciones para las entidades

Muchos ya hemos escuchado hablar de la nube o el Cloud como herramienta que agiliza, simplifica y sincroniza las tareas evitando las barreras físicas, pudiendo disponer de la información desde cualquier lugar con acceso a Internet y desde cualquier dispositivo. Sin embargo, lo que poco nos han contado o tenemos poco presente, es que trabajar con un enfoque al Cloud puede ayudar a la reducción de emisiones de CO2 a nivel mundial. De hecho, las migraciones a la nube pueden suponer una reducción de estos gases en 59 millones de toneladas anuales, lo que equivale a la retirada de la circulación de 22 millones de coches. Visto así, es una diferencia notable que ayuda a las empresas a cumplir sus compromisos sociales, económicos y ambientales.

Es importante que una empresa efectúe 5 aspectos que son recomendados por la Organización de las Naciones Unidas, en La guía para la sostenibilidad corporativa del programa Global Compact:

1.     Actuar responsablemente hacia a los principios universales.

2.     Dinamizar acciones que respalden a la sociedad.

3.     Comprometerse con la sostenibilidad de la base de una empresa al nivel más elevado.

4.     Publicación de informes anuales de los logros conseguidos y de los esfuerzos efectuados.

5.     Incitar una implicación con las comunidades locales de las que forma parte.

Estos 5 pasos clave son fáciles de enumerar, pero ¿cómo puedes desarrollar una estrategia de sostenibilidad en un e-commerce? A continuación, te explicamos cómo hacerlo mediante 3 métodos:

Crea un alojamiento web de bajo consumo

¿De bajo consumo? Sí. Existen portales web donde se requiere una gran cantidad de energía para poder cargarlo, ya sea por el diseño o por las necesidades del mismo servidor. Esto también puede afectar de manera negativa en el posicionamiento de tu página web, ya que cuanto más tiempo tarde en cargar tu página, peor posicionada estará.

Conseguir un buen diseño web sostenible no es imposible, simplemente necesitas un buen diseñador web que evite estos inconvenientes mediante colores más claros (consumen menos energía de carga), diseños más simples (no peores, que es distinto), etc.

Aplica estrategias logísticas y de embalaje sostenibles

Este aspecto de las empresas cobra mayor conciencia de consumo conforme pasa el tiempo. El embalaje de los productos que comercializas puede ser una pieza clave para construir un e-commerce sostenible. El número de empresas que utilizan materiales biodegradables y ecológicos va in crescendo progresivamente, así como la reducción de la cantidad de papeles que se incluyen en los envíos de cajas. Asimismo, las empresas eco-conscientes también optimizan el tiempo de uso de las maquinarias, que afecta negativamente en la sostenibilidad.

Además, no solo debe tenerse en cuenta el envío de productos, sino que también es muy importante el sistema de devolución, para que sea lo más eficiente posible y siga garantizando procedimientos a favor del medioambiente.

La participación del cliente también cuenta

Para que una empresa funcione de una manera eco, no solo hay que tener en cuenta las acciones que realiza la misma, sino también todo aquello en lo que puede colaborar el cliente. En este caso, la empresa puede incentivar la ayuda que pueden aportar sus consumidores con acciones como donaciones a organizaciones ecológicas. De esta manera, no solo estás ayudando a una mejora social y ambiental que repercutirá de manera positiva en la imagen de tu empresa, sino que también estás influyendo y animando a que tus clientes participen en esta causa.

Cómo hacer que tu negocio sea sostenible

Así pues, podemos concluir toda esta información con 3 estrategias que son el quid de la cuestión y que denotarán cómo podemos hacer de nuestra empresa una organización sostenible:

1.     Aplica una economía circular; es decir, un modelo de desarrollo que propone la reducción de entrada de nuevos componentes y propicia la reutilización de los ya existentes.

2. Utiliza fuentes de energía renovable. Utilizando la misma lógica que en el punto anterior, ¿por qué utilizar fuentes de energía convencionales mientras puedes usar las alternativas, las cuales no se agotan?

3. Defiende y apuesta por el comercio justo. Las eco-empresas también se preocupan por la zona donde opera, ayudando con salarios justos o mejorando la calidad de vida de sus trabajadores, por ejemplo.

En un mercado globalizado, utilizar las ventajas del territorio particular en el que se desempeña la actividad es esencial. (APD, 2021)

Lo más importante para poder llevar a cabo estos objetivos, es que las organizaciones deben tener un propósito claro, donde defiendan normas éticas que seguir para implementar una cadena de suministros que garantice la responsabilidad de la que hablamos y que minimice de manera considerable las consecuencias de un sistema global complejo y que no funciona a largo plazo.

BECCA software favorece al cuidado de La Tierra, apuesta por un modelo de negocio que trabaja en la nube y propone a los demás profesionales que sigan por esta línea que ayuda a parar el cambio climático. Esta plataforma pro digitalización es un claro ejemplo de Responsabilidad Social Corporativa y significa una renovación para tu propio negocio.

Si quieres saber más, no dudes en contactarnos a través de la web o en nuestras redes sociales.

Post relacionados

Llega una nueva form

Actualmente, en España hay más de cuatro millones de personas...

Combate la pandemia,

¿Cómo aumentar la productividad de tu negocio en plena pandemia?...

Desde el 3 de mayo d

El conjunto de todas las sociedades de capital están obligadas...

Leave a Comment